code-2620118_1920

El caso de la 42 University

laptop-work-1148958_1920

Imagen tomada de Pixabay.

Douglas Adams, escritor inglés, nos dejó claro que la respuesta a todo, “al secreto del Universo y a la gran pregunta de la vida” es: 42. Dos dígitos que, a simple vista, no nos dicen nada, pero que al magnate francés Xavier Niel, al leer la Guía del autoestopista galáctico de Adams, le dijeron todo sobre cómo revolucionar la educación.

La 42 University es la primera universidad en el mundo que no tiene matrículas ni profesores. En ella los estudiantes se forman en ingeniería de software, código y programación mediante un modelo de formación que combina el aprendizaje basado en proyectos, la gamificación y el aprendizaje entre pares: los estudiantes asumen, como lo harían en un escenario laboral real, un proyecto y lo desarrollan durante un tiempo específico mientras aprenden.

Cuenta con dos sedes: la primera que fundó Niel en 2013 en París y la sede en Silicon Valley, California. De acuerdo con el portal Techcrunch, la 42 “recibe 1.000 estudiantes, entre los 18 y los 30 años, cada año. La matrícula es gratuita”, lo único que pagan los estudiantes son sus gastos de manutención.

Según Jon Evans, periodista de Techcrunch que visitó la sede de la 42 en Silicon Valley, el método de aprendizaje va más o menos así: “Una vez que son aceptados, los estudiantes escogen su propio camino en un ambiente, altamente gamificado y enteramente basado en software, que comienza con una pantalla negra vacía; uno, esencialmente, debe resolver cómo empezar su camino desde ahí”. También cuenta que todo el mundo empieza con el mismo currículo, pero que luego los estudiantes se especializan escogiendo campos o proyectos específicos de su interés, como: robótica, diseño de videojuegos, Realidad Aumentada/Realidad Virtual, seguridad informática, etc.

La oferta formativa se divide en tres: el 42 Program, su curso insignia que dura de 3 a 5 años; la 42 Starfleet Academy, un curso intensivo de un año sobre ingeniería de software y la Hackhighschool, un programa para estudiantes de escuela secundaria. Para Brittany Bir, jefe de operaciones de la sede de 42 en Silicon Valley, la actual revolución digital lleva a las instituciones educativas a formar en tecnología y habilidades necesarias para la creación, lo que significa un cambio de paradigma en la educación convencional: hay que pasar de la memorización y la reproducción del conocimiento a la creación y la innovación.

Según Bir, en la 42 “cada estudiante se convierte en alguien capaz de transferir conocimiento y una variedad más amplia de soluciones”, asumiendo un rol autónomo y dejando a un lado el modelo vertical de difusión de conocimiento que, para ella, caracteriza a la educación convencional.

Además de lo disruptivo que pueda llegar a ser su modelo educativo, la apuesta de la 42 tiene también un sentido social. “Nuestra filosofía se basa en que hay talento en todas partes y que los estudiantes no deberían ser juzgados por sus historias académicas o financieras. Como resultado, nuestro proceso de admisión está diseñado para juzgar a los candidatos de acuerdo a su talento y a su motivación, no según su trayectoria académica”, remata Bir.

Si desea conocer mayor información, lo invitamos a consultar la página oficial de la 42 en Silicon Valley: https://www.42.us.org/program/the-42-program/

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

¿Olvidó sus datos?