En la imagen: docentes externadistas asisten al microtaller de Kahoot, herramienta 'online' para diseñar juegos como recursos educativos. Imagen cortesía de la Oficina de Comunicaciones.

Enseñanza flexible: qué significa y cómo impacta el panorama educativo actual

_MG_0285

Foto cortesía de la Oficina de Comunicaciones.

Actualmente, la enseñanza se empieza a concebir desde una mirada más flexible para promover el aprendizaje abierto. Tomar este camino supone una flexibilización, en distintas variables del proceso educativo.

Para lograr estos objetivos, a los estudiantes se les otorga mayor grado de autonomía en su proceso, pueden acceder al contenido académico en cualquier momento y lugar, cuentan con la libertad para elegir los contenidos que van a aprender y los materiales en los que quieren profundizar.

El profesor británico Phil Race, en su libro The Open Learning Handbook (1994), plantea las características de la enseñanza flexible: esta se acomoda a las formas en las que la gente aprende naturalmente, dispone varias opciones y grados de control al estudiante, permite la creación de materiales centrados en el alumno, ayuda a que los estudiantes se atribuyan el mérito de su propio aprendizaje y, además, que desarrollen un sentimiento positivo al obtenerlo, entre otras.

En cuanto a los estudiantes que hacen parte de procesos flexibles de enseñanza-aprendizaje, los autores del estudio Online College Students 2018: Comprenhensive Data on Demands and Preferences”, realizado por Learning House y Aslanian Market Research, afirman que estos “están enfocados en su carrera y en sus metas y buscan un programa (académico) que pueda ayudarlos a alcanzar resultados. La mayoría de ellos ha aprendido de manera online con anterioridad, y saben qué estudiar”.

Desde esta perspectiva, el currículo también puede verse afectado positivamente por esta intención de flexibilización, al punto en el que se presentan al estudiante diferentes y más personalizados itinerarios de formación en los que él toma un número específico de créditos y elige los cursos que estudiará de acuerdo con su interés particular.

Además de impactar a los estudiantes, la enseñanza flexible comporta implicaciones para los docentes. Aquellos que apuestan por programas flexibles dejan de “dictar clase” como autoridades del conocimiento y pasan a ser diseñadores de experiencias de aprendizaje, curadores de contenidos, así como tutores o mentores de sus estudiantes. Roles más acordes con una educación que apuesta a la autonomía de los estudiantes.

Una buena forma de flexibilizar las actividades de enseñanza para el aprendizaje abierto, es mediante el uso de tecnologías de la información y las comunicaciones y la participación en espacios como las aulas extendidas, las virtuales y las combinadas (más conocidas como blended).

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

¿Olvidó sus datos?